Buenos días señores y señoras accionistas del Banco Bilbao Vizcaya Argentaria.

Mi nombre es Pere Ortega y les hablo como miembro del Centro de Estudios por la Paz  JM. Delàs de Justicia y Paz de Barcelona. Y en representación de los accionistas (Compañía de Maria Marianistas de la Curia Provincial de Madrid, de la Congregación Misión Paulas de la Curia Provincial de Barcelona, de José Ricardo Alvárez, de Pilar Guerra, de Antonio Carmona y en el mío propio). Mi intervención es para mostrarles mi profundo desacuerdo con algunas prácticas del Banco Bilbao Vizcaya Argentaria. 

Permítanme un corto preámbulo. En cualquier actividad humana, lo primero, es la moral, el resto aunque importante, es accesorio. Es decir, el lucro tiene que ceñirse a reglas de comportamiento ético que afectan a nuestra moral. Entonces ¿Cómo se puede entender que una parte de los beneficios que obtiene el BBVA provengan  de actividades económicas éticamente reprobables? En concreto a la producción y la exportación de armamentos.

Con motivo de nuestra participación en la Asamblea de la Junta anterior, nos consta que la Dirección del BBVA ha corregido alguna de estas prácticas. Concretamente el BBVA ha dejado de financiar operaciones con la firma Raytheon de Estados Unidos, quinto mayor fabricante de armamento mundial, que entre otras armas de destrucción masiva, fabrica minas antipersona y bombas de racimo, por cierto, recientemente prohibidas en nuestro país.

Lo cual es una buena noticia, pero insuficiente, pues el BBVA, sigue manteniendo su colaboración y líneas de crédito con Boeing (primera), Locked Martin (tercera) y EADS (sexta) respectivamente en el ranquing mundial de fabricantes de armas.

Respecto a la industria de guerra en España, el BBVA es accionista de manera directa o indirecta en  Indra, Ibérica del Espacio, Rymsa, Inmize, Hisdesat y CESCE.

- INDRA de quien posee el 1,56% de acciones, es una de las principales empresas del sector armamentístico español que se dedica a fabricar sistemas electrónicos de guerra para todo tipo de armamentos y desarrolla tecnologías de la información con aplicaciones militares. En concreto, Indra participa en diversos programas militares de la OTAN y europeos, entre otros, el avión de combate Eurofighter, el avión A400M de transporte militar, el helicóptero de combate Tigre, el carro de combate Leopardo, el misil Sparrow de EEUU, las Fragatas F-100, entre un largo listado de productos militares
-Inmize, de la cual posee el BBVA el 40% a través de Indra, es la sección española de MBDA, filial de EADS, el mayor fabricante mundial de misiles tierra-aire, misiles guiados, de defensa aérea y de aire-aire.
-Hisdesat, de la cual posee el BBVA el 7% de sus acciones también a través Indra, que se dedica a ofrecer servicios de comunicaciones e información gubernamental por satélite para el Ministerio de Defensa.
-Ibérica del Espacio (un 5,65% a través de Iberdrola), una industria aeronáutica y del espacio con aplicaciones militares, en concreto participa en los proyectos de satélites militares proyectados a través de Hisdesat para el Ministerio de Defensa español.
-Rymsa, propiedad de la Corporación IBV (100%), la cual está a su vez controlada en un 50% por el propio BBVA, tiene como principales clientes son el Ministerio de Defensa español, el Pentágono, Lockheed Martin. Rymsa produce sistemas de comunicación por radar y sonar para fragatas de guerra, submarinos y satélites militares.
-CESCE, en último lugar, cabe destacar que el BBVA posee actualmente el 14,3% de acciones de la  Compañía Española de Seguros de Crédito a la Exportación. Entidad de carácter público que juega un papel clave asegurando a las industrias de armas españolas el cobro de todas las exportaciones de armas al exterior.

Como cosas más recientes, el BBVA apareció en el mes de abril de 2008 como financiador de un contrato de la española EADS-CASA por un importe de 554 millones de euros para la venta de 12 aviones de transporte militar C-295 y la modernización de 8 aviones P-3 con las Fuerzas Aéreas Brasileñas que contaba con la cobertura de riesgo de CESCE. Así como otra financiación (junto a otros bancos) en marzo de 2008 a EADS por un importe de 2.000 millones de euros para la venta de 14 aviones cisterna a las Fuerzas Aéreas del Reino Unido.

El Gobierno de Noruega cuenta con un Comité que vigila el cumplimiento de un código ético de los  Fondos de Inversiones de Públicos del estado. Esté Comité ha decidido excluir de los Fondos Públicos a siete empresas, entre las que se encuentran Boeing (Estados Unidos) y EADS por su implicación como industrias de armamentos en la fabricación de armas nucleares. Ahí tienen un buen ejemplo a seguir .

Debido al secretismo que envuelve las exportaciones de armas y su financiación no tenemos acceso a la información sobre quien financia las ventas de armas españolas. Sólo sabemos lo que hace el BBVA en el caso de Italia, ya que este país es el único país europeo que está obligado a publicar la financiación de las exportaciones de armas en su territorio. Nos sorprendió que el BBVA haya destacado de manera significativa en la financiación de ventas de armas. Así, el año 2006 desde Italia se exportaron armas a Líbano, Malasia, Singapur, México y Israel. Y en el año 2002 ocupó el primer lugar de la clasificación por volumen de financiaciones. Algunos de los países a los que iban destinadas las armas financiadas por el BBVA no cumplen con la Posición Común de la Unión Europea que regula el comercio de armas, como es el caso de Israel, Libano y Malasia.

Ahora déjenme acabar, añadiendo que esa perversa actividad dedicada a la industria y comercio de armas, teniendo en cuenta el bajo volumen que las exportaciones de armas supone en la balanza comercial española, podemos afirmar con seguridad que los beneficios del BBVA no se verían afectados debido a su escasa cuantía respecto al volumen total de negocios del BBVA, y por tanto absolutamente prescindible.

Aún es más, estamos seguros de que si el BBVA se desmarcara del resto de la banca tradicional y se convirtiera en un banco sin inversiones en armas de ningún tipo, vería aumentados sus beneficios, porque sus actuales y potenciales clientes valorarían positivamente una decisión de este tipo.

Pedimos, por tanto, al Consejo de Administración del BBVA, un compromiso explícito para que el  lucro proveniente de negocios que promueven la violencia, las guerras y la pobreza extrema sea evitado y que se elimine toda financiación a industrias, ventas y exportaciones de armas, así como se desprendan de las acciones en empresas militares.

Por último, permitan me una corta referencia a la actual crisis económica mundial. Sus causas, entre otras, están en los denominados “paraísos fiscales”. Lugares dónde se esconde el dinero procedente del fraude fiscal, dónde se evaden los impuestos que deberían destinarse al desarrollo humano de las poblaciones. Pero hay más, en los paraísos fiscales se esconde el dinero de la corrupción, de dictadores que roban a sus pueblos, también de la economía delictiva mundial, es decir, de las mafias de la droga, del tráfico de seres humanos, prostitución de mujeres y menores de edad, del tráfico de órganos humanos, y del tráfico de armas ilegal que alimenta a los señores de la guerra en muchos países del Africa subsahariana, Afganistán o Sudeste asiático. En aras del bien común cierren sus sucursales en esos lugares de delincuencia organizada de los que la banca forma parte.

Muchas gracias por escucharme.

Pere Ortega Grasa
Centre d'Estudis per la Pau JM Delàs (Justícia i Pau)
C/Rivadeneyra, 6, 10è
08002 Barcelona
www.centredelas.org


 
 
El BBVA financia la fabricación de bombas de racimo

Buenos días señores y señoras accionistas del Banco Bilbao Vizcaya Argentaria.

Mi nombre es Miquel González y les hablo como miembro del Centro de Estudios por la Paz  JM. Delàs de Justicia y Paz de Barcelona.

Las bombas de racimo son armas que por su funcionamiento no pueden distinguir entre personas combatientes y civiles. Esto ocurre principalmente cuando fallan (una de cada cinco) y se convierten en una modalidad nueva de minas antipersona. Pese a que actualmente existen varias iniciativas internacionales que piden su prohibición, algunas entidades financieras como el BBVA continúan promoviendo la fabricación de estas armas, financiado operaciones de empresas fabricantes de bombas de racimo, como ocurrió en 2005 con Raytheon, Thales y EADS-CASA, y en 2007 con Maxam.

A comienzos de Septiembre de 2007, el Grupo Maxam obtuvo un crédito sindicado de 300 millones de euros (50.000 millones de las antiguas pesetas), liderado por el BBVA y Banesto. En él participan hasta un total de 18 entidades financieras, cuyos nombres no se han hecho públicos, a excepción de las dos citadas y de Caixa Catalunya. El grupo Maxam, multinacional con presencia en 20 países y que agrupa 6 empresas en España, opera en la fabricación de armas bajo la denominación comercial de Explosivos Alaveses S.A. (Expal), y cuenta con un largo historial de fabricación de toda clase de explosivos, bombas y municiones, entre las que se encuentran la munición de racimo, como la BME-330, de la que hay diferentes versiones con munición antipersonal, antitanques o antipistas de aterrizaje.

En enero de 2005, el BBVA formó parte de una agrupación internacional de 30 bancos por un préstamo a cinco años de 1.500 millones de dólares a Thales, quien producía en aquel momento, a través de TDA, misiles y municiones de racimo. TDA produce la bomba PR Cargo que contiene 16 submuniciones de efecto dual o el cohete de 70mm FZ101 que contiene ocho submuniciones para el programa del helicóptero de combate Tigre. En 2006, Forges De Zeebrugge, 100% subsidiaria de TDA, admitió que estaba trabajando en el cohete de 70mm FZ101 que contiene ocho submuniciones.

Además, el informe del Consejo de Ética del gobierno de  Noruega, excluyó a Thales en 2007 del Fondo de Pensiones del país por producir municiones de racimo.

Poco después, en marzo de 2005, el BBVA participó con 25 millones de dólares en una agrupación internacional de 28 entidades financieras que proporcionó un crédito de 1.700 millones de euros para cinco años a Raytheon. Esta empresa de armas estadounidense produce la Joint Standoff Weapon, una bomba que en su versión estándar contiene 145 submuniciones que cumplen las características de las municiones de racimo, así como el misil de crucero Tomahawk, que también posee entre sus variantes submuniciones clúster.

En último lugar, no cabe olvidar que el BBVA participó como una de las entidades promotoras de una agrupación internacional de 36 bancos que proporcionaron en julio de 2005 un crédito de 3.000 millones de euros a EADS, de los cuales 120 fueron proporcionados por el BBVA. EADS-CASA es una empresa aeroespacial y de sistemas de defensa que fabrica infinidad de armas, como aviones de combate, de transporte militar, helicópteros militares y misiles guiados. EADS fue, hasta el final del 2005, 50% propietaria de TDA (ahora 100% de Thales), cuando el crédito fue concedido por parte del BBVA. TDA, como hemos explicado anteriormente, es un reconocido fabricante de bombas de racimo.

Porque estamos convencidos de que la inmensa mayoría de ustedes, por razones éticas y humanitarias, considera que los beneficios provenientes de las  inversiones en empresas productoras de bombas de racimo no pueden ser aceptadas en una entidad como el BBVA.

Porque además, teniendo en cuenta el bajo volumen que las exportaciones de armas supone en la balanza comercial española, podemos afirmar con elevada seguridad que el negocio proveniente de las inversiones en bombas de racimo es totalmente prescindible y que los beneficios del BBVA no se verían afectados.

Aún es más, estamos seguros de que si el BBVA aprovechara la oportunidad para desmarcarse del resto de la banca tradicional y convertirse en un banco sin inversiones en armas de ningún tipo, vería aumentados sus beneficios, porque sus actuales y potenciales clientes valorarían positivamente una decisión de este tipo.

Por tanto, exigimos al Consejo de Administración del BBVA un compromiso explícito para que el enriquecimiento proveniente de negocios que promueven la violencia, las guerras y la pobreza extrema sea evitado y que se cancelen las participaciones y las financiaciones de empresas de cualquier tipo de armamento.

Por último, permitan me una corta referencia a la actual crisis económica mundial. Sus causas, entre otras, están en los denominados “paraísos fiscales”. Lugares dónde se esconde el dinero procedente del fraude fiscal, es decir dónde se evaden los impuestos que deberían destinarse al desarrollo humano de las poblaciones. Pero hay más, en los paraísos fiscales se esconde el dinero de la corrupción, de dictadores que roban a sus pue blos, también de la economía delictiva mundial, es decir, de las mafias de la droga, del tráfico de seres humanos, prostitución de mujeres y menores de edad, del tráfico de órganos humanos, y del tráfico de armas ilegal que alimenta a los señores de la guerra en muchos países del Africa subsahariana, Afganistán o Sudeste asiático. En aras del bien común cierren sus sucursales en esos lugares de delincuencia organizada de los que la banca forma parte.

Muchas gracias por escucharme.

Miquel González
Centre d'Estudis per la Pau JM Delàs (Justícia i Pau)
C/Rivadeneyra, 6, 10è
08002 Barcelona
www.centredelas.org