Arcadi Oliveres (Barcelona, 1945), presidente de Justícia i Pau, vuelve a destapar las graves injusticias y el abismo económico que separa el primer y tercer mundo. Este experto lo recuerda hoy en una charla que inaugura la muestra de fotos de Cristina Senserrich Un paso entre dos números: primer y tercer mundo.

 
--¿Pueden existir una relación equilibrada entre el primer, tercer y cuarto mundo?
--Las del primer y tercer mundo son de explotación. El cuarto surge de relaciones laborales injustas. Un ejemplo: se ha publicado que mientras el 58% de los asalariados españoles es mileurista, los consejeros del BBVA perciben unos 630.000 euros mensuales cada uno. Es una explotación de ricos a pobres dentro del mismo país.

¿Cómo surge el cuarto mundo?
--Dickens mostraba patrones enriquecidos y obreros miserables. El estado del bienestar lo palia algo, pero es escandaloso que el gobierno socialista español elimine el impuesto sobre el patrimonio que deben pagar los ricos. Sin ayudas sociales suficientes, creamos clases pobres.

--El 19% de los catalanes viven por debajo del umbral de pobreza. ¿Por qué no nos sonrojamos?
--No sabría responder de por qué, ni tampoco de cómo somos capaces de fomentar un consumo discriminatorio cada vez mayor, mientras tenemos altos porcentajes de pobreza.

--La inmigración es una gran preocupación de la gente. El borrador de la ley de extranjería ha sido alabado y criticado. ¿Qué opina?
--La inmigración es un enorme tesoro que hay que conservar. Nos ayuda económicamente, se le debe recibir sea o no rentable, pero es además muy rentable para Catalunya.

--¿Hay datos?
--Según un estudio de las universidades catalanas, los inmigrantes dan a Catalunya cinco veces más de lo que reciben. El ministro Miguel Sebastián hizo otro que revelaba que los inmigrantes dan a España 6.000 millones al año más de lo que el Gobierno gastaba en ellos.

--¿Es realista fijar el catalán como vehículo de integración de los inmigrantes?
--Sí, porque la lengua es un vehículo de buena armonía y relación. Cuando un inmigrante habla catalán, la gente lo admite más como uno de los suyos que si no habla.

--Usted se declara adicto a causas perdidas. No le debe faltar trabajo.
--Ni ahora ni nunca, pero en las crisis afloran y se ven más. Causas perdidas ha habido y situaciones absurdas, también. Justícia i Pau no ha logrado en 27 años que el mundo rico dé al pobre el 0,7%. Pero, el Gobierno da a la banca 50.000 millones, nueve veces más que el 0,7%. Debemos sonrojarnos cada cinco minutos.