Aquest passat cap de setmana, 8, 9 i 10 d'abril, s'ha celebrat a Múrica la Jornada Anual de la Comissió General de Justícia i Pau. Enguany, a la trobada s'ha tractat les problemàtiques socio-ambientals denunciades per l'encíclica del Papa Francesc Laudato Si', dedicada a la cura de la terra com a "casa comuna". Una temàtica emmarcada sota el títol: L'Ecologia i l'Ètica Social. En aquestes, hi va participar una àmplia delegació catalana.
Aquí us fem arribar el document publicat, amb les conclusions, per la Comissió General de Justícia i Pau.

CONCLUSIONES DE LA JORNADA GENERAL DE JUSTICIA Y PAZ ESPAÑA

Esta Jornada ha contado con la presencia de Mons. José Manuel Lorca Planes, obispo de la diócesis de Cartagena–Murcia; Mons. Jesús Fernández González, obispo auxiliar de Santiago de Compostela y obispo acompañante de la Comisión General de Justicia y Paz; D. Fernando Fuentes Alcántara, director del Secretariado de la Comisión Episcopal de Pastoral Social (Conferencia Episcopal Española); la Directiva de la Comisión General de Justicia y Paz España; el consiliario diocesano de Justicia y Paz de Murcia, D. José Ruiz García; y representantes de las Comisiones de Madrid, Barcelona, Sevilla, Tenerife, Albacete, Alicante, Segovia y Murcia; sin olvidarnos de aquellas que han acudido en representación de Cáritas, Manos Unidas y otras organizaciones.

Diversas comisiones han excusado su presencia (Burgos, grupo de Palencia, Cádiz-Ceuta…) además de D. José Luis Saborido, D. Emilio Gómez (responsable DDHH), Doña Ana Isabel González (CONFER), D. Carlos Jesús Delgado, Dña. Adela Díaz Bernárdez (Directora Oficina DDHH), y D. Federico Mayor Zaragoza.

Se ha constatado que vivimos a nivel nacional y mundial una crisis que no es sólo económica sino, sobre todo, ética, social y ecológica. Esta realidad nos platea a todas las personas cristianas el desafío de ser voz profética para iluminar, desde el Evangelio, el camino que nos lleve a un mundo más justo, fraterno y respetuoso con el medio ambiente.

La encíclica Laudato Si abrió la Jornada anual de Justicia y Paz. En esta encíclica el Papa Francisco señala el itinerario ético y espiritual para cambiar nuestra manera de ser y de estar en el mundo.

Así, el primer conferenciante Fray Francisco Martínez Fresneda, profesor del Instituto Teológico de Murcia, hizo énfasis en la visión franciscana de la Creación en la que el ser humano, cumbre de la misma, se incorpora al mundo creado como administrador y cuidador. De esta forma se constituye en hermano de toda la Creación. Todas las criaturas, astros, tierra, montes, plantas, animales y, sobre todo, los hombres y mujeres, son hermanos y hermanas, imágenes vivientes de Dios. Más aún, Dios está en ellas.

La encíclica Laudato Si aborda en profundidad el problema medioambiental unido a la realidad de exclusión y pobreza en la que vive gran parte de la humanidad. Hace un llamamiento urgente para salir de la espiral de autodestrucción y volver a reconstruir la “casa común que Dios nos ha confiado a todos”. Denuncia la codicia e idolatría del sistema capitalista neoliberal y el actual modelo de desarrollo económico, que no tiene en cuenta el desarrollo humano.

En definitiva, la Laudato Si es un desafío para toda la humanidad y un canto a la creación, lleno de poesía y esperanza, al estilo de Francisco de Asís.
Por su parte, el experto medioambientalista, Dr. Francisco López Bermúdez, catedrático emérito de la Universidad de Murcia, realizó una realista y apasionante exposición del Cambio climático, basado en datos científicos. Señaló las causas y consecuencias. Retomando la Laudato Si presentó lo que “está pasando a nuestra casa común”: la creciente contaminación, la pérdida de biodiversidad, la desertificación y la pobreza en el mundo como consecuencia del cambio climático. Señaló que el deterioro del medioambiente no es casual, sino el resultado de un sistema económico global que mercantiliza la tierra y el agua y sobreexplota salvajemente los recursos naturales. Con lo cual hace más ricos a los ricos y más pobres a los pobres. Finalmente, abordó la respuesta internacional, que lamentablemente, es deficiente y preocupante, sobre todo, para las generaciones venideras.
En la Mesa redonda sobre el “Desarrollo sostenible”, en la que intervinieron el profesor de la Facultad de Economía de la Universidad de Murcia, Dr. D. Francisco Martín, Dª. Marta Martínez Carrillo, representante de Manos Unidas, José García Férez, profesor de moral del ITM y del CETEP de Murcia, moderada por Dª. Isabel Cuenca, secretaria de la Comisión General de Justicia y Paz, se destacó el desarrollo que es capaz de satisfacer las necesidades de todos los seres humanos sin comprometer los recursos y posibilidades de las futuras generaciones. Esta es la ética del desarrollo. Muchas de las actividades humanas, tal como están contempladas en el sistema neoliberal, no son sostenibles. La lógica mercantil de la economía es insostenible. Favorece un consumismo voraz en los países ricos mientras aumenta el hambre en los países del sur.

En consecuencia, se estima que urge pasar de la ideología del individualismo, de la competitividad y del cortoplacismo que nos presenta el sistema dominante a una alternativa solidaria y respetuosa de la naturaleza. Urge, asimismo, pasar a otro estilo de vida más sencillo y austero en base al principio ético del compartir, tal como señala el Papa Francisco en su encíclica. Combatir el hambre en el mundo exige no solamente dar de comer sino combatir sus causas, que son estructurales.

La ética de la sostenibilidad está proclamando que toda persona tiene dignidad y por lo tanto tiene derecho a una naturaleza digna y sana. Cuidar el planeta una obligación moral. Es por eso que es necesario sustituir el desarrollo económico del sistema por un desarrollo humano integral.
Jesús de Nazaret nos enseña que el ser humano se desarrolla integralmente en relación con los demás, compartiendo lo que es y lo que tiene con los hermanos más necesitados, perdonando y amando, así como el Padre nos ama y perdona.

Por su parte, el profesor Bernardo Pérez Andreo, secretario del Instituto Teológico de Murcia, desarrolló el tema de la Ecología integral en la perspectiva de la globalización y ética social. La ecología integral, tal como aparece en la Laudato Si, abarca no solo lo ambiental sino también lo económico, lo social, lo político, lo ecológico, lo cultural, lo ético… Todo está íntimamente relacionado. Une los problemas ambientales con el problema humano. Une el sufrimiento de los pobres y el sufrimiento de la tierra como ecosistema global. Destaca la propuesta del papa Francisco: la incompatibilidad entre lo verdaderamente humano y el modelo socioeconómico imperante, el capitalismo neoliberal globalizado, y la urgencia de una revolución de la ternura y la misericordia. Éste es el camino para detener la destrucción de la tierra y el deterioro humano y reconstruir un mundo feliz para todos.

Según las propias palabras de Francisco, vivimos bajo una economía que mata a las personas y mata al planeta entero. Esta muerte es debida al desarrollo de la propia lógica del sistema económico imperante, que es una lógica basada en el lucro sin límite alguno, lo cual es inmoral, contrario al Evangelio de Jesús.

La Jornada continuó con una mesa redonda sobre el Uso racional y ético del agua, en la que participaron, D. Jesús Cárcar Benito profesor de Ciencias Políticas de la UMU, D. Miguel Padilla Campoy, presidente de la organización agraria COAG en la Región de Murcia, Fray José Luís Parada Navas, profesor de moral del Instituto Teológico de Murcia, moderados por D. Eduardo Ibáñez Pulido, presidente de la Comisión General de Justicia y Paz.
Como una síntesis de las ideas allí debatidas se puede recoger que agua es un bien común, que no se puede privatizar. El agua es un derecho porque está ligada al derecho a la vida, y sin embargo, el 43% de la población mundial o carece de agua o no tiene un sistema adecuado. Así como que en la utilización adecuada del agua debe integrarse su uso tradicional con los avances tecnológicos, siempre bajo el principio ético de que el agua no tiene fronteras, es un valor moral al servicio de todas las personas.

Continuamos con la presentación del libro Crisis y dignidad en el trabajo por uno de sus autores, Francisco Javier Alonso Rodríguez, vicepresidente de la Comisión General.

Mediante esta nueva publicación, la Comisión General de Justicia y Paz de España, cierra un trienio (2013-2015) que nos ha permitido abordar el estudio y la profundización del tema del trabajo, desde diferentes análisis y perspectivas. Recoge fundamentalmente las reflexiones que han surgido de nuestras Jornadas anuales celebradas en Burgos, Sevilla y en Lleida, asimismo articula la experiencia y el conocimiento de todas aquellas voces que durante estos tres años han participado a través de debates, testimonios, Mesas Redondas, etc.
Este libro viene de la mano de tres grandes profesionales: Rafael Allepuz, presidente de Justícia i Pau de Lleida y profesor de economía; José Fernando Almazán, presidente de la HOAC e ingeniero y como hemos apuntado, Francisco Javier Alonso, vicepresidente de la Comisión General y profesor de derecho.

También incluye los comunicados y testimonios que hemos recibido y la Declaración Iglesia Unida por el Trabajo Decente, apoyada por la Comisión Episcopal de Pastoral Social, la Comisión Episcopal de Pastoral de Migraciones y el Departamento de Pastoral Obrera de la Conferencia Episcopal. Esperamos, en este compartir de nuestras experiencias y conclusiones, ser luz y ayudar a la transmisión de las palabras del papa Francisco «Sin trabajo la dignidad humana está herida».
La clausura de la Jornada estuvo a cargo de de Mons. Jesús Fernández, que con sus palabras agradeció a todas las comisiones diocesanas su participación, y pidió para que sigamos fortaleciendo la esperanza y los sueños en otro mundo más justo y más humano, signo de la presencia del reino de Dios.

La actividad continuó en la mañana del domingo –tras dedicar la tarde del sábado a la visita cultural de la Catedral de Murcia y al Museo Salzillo-, en la jornada dominical se celebró la Eucaristía en el templo de Sto. Domingo (PP. Jesuitas) presidida por Mons. D. Jesús Fernández González a la que siguió la celebración de un Pleno de la Comisión General de Justicia y Paz, en el que, entre otras cosas, se reflejó la satisfacción por el desarrollo, seguimiento y alto nivel de cada interviniente en la Jornada recién concluida, sugiriendo la celebración de las próximas en Madrid, el próximo año.

Comissió General de Justícia i Pau
11/04/2016