La penosa situación de las miles de personas migrantes y refugiadas varadas en Grecia y los Balcanes, se ve ahora agravada con la actual ola de frío polar, que ha provocado graves problemas de salud, congelación de miembros, incluso riesgo de muerte.

 

La Unión Europea tiene la obligación jurídica y moral de prestar socorro a estas personas, que se encuentran en territorio europeo, por lo que distintos grupos y entidades sociales exigen que se actúe con la máxima urgencia y eficacia. En concreto, se exige la activación inmediata del MECANISMO EUROPEO DE PROTECCIÓN CIVIL y del CENTRO EUROPEO DE COORDINACIÓN DE LA REPUESTA A EMERGENCIAS, que supuestamente están para dar respuesta a estas situaciones.

Justícia y Paz nos hemos adherido a la acción social y compartimos el comunicado que exige tanto a los organismos españoles como europes a actuar lo más rápido posible. El siguiente comunicado, junto con la posibilidad de adherirse, lo pueden leer a continuación en "Para que no mueran de frío".