descarga

Nos hacemos eco del comunicado de la Coordinadora catalana para la prevención y denuncia de la tortura (CCPDT), de la que Justícia i Pau forma parte, sobre la privación de libertad de expresión de tres presos que debían comparecer en el Parlamento de Catalunya.

 

Comunicado en relación a la cuarta sesión del Grupo de Trabajo parlamentario sobre el Departamento de Régimen Cerrado (DERT) los Centros Penitenciarios de Cataluña.

El próximo martes 4 de abril tendrá lugar la cuarta sesión del grupo de trabajo parlamentario sobre los Departamentos Especiales de Régimen Cerrado (DERT) los Centros Penitenciarios de Catalunya. Este grupo de trabajo ha sido promovido por las diversas entidades sociales, corporaciones profesionales e instituciones que formamos parte de la Coordinadora catalana para la prevención y denuncia de la tortura (CCPDT), después de que se hayan detectado prácticas en el sistema penitenciario catalán que vulneran la normativa internacional sobre los derechos de las personas reclusas en régimen de aislamiento penitenciario.

Este régimen de aislamiento impone un régimen de vida a las personas presas basado en el cierre en soledad entre dieciocho y veintiuna horas al día. Hay personas que están días, otras meses, y otras incluso años, a pesar de que la normativa internacional sobre el tratamiento de las personas reclusas, conocida como las "Reglas Nelson Mandela", establece que el tiempo máximo de reclusión en aislamiento debe ser de quince días.

A lo largo de las últimas tres sesiones del Grupo de Trabajo parlamentario, en las comparecencias de varios expertos se ha puesto sobre la mesa el hecho de que el aislamiento prolongado puede provocar daños mentales irreversibles, así como derivar en situaciones que pueden ser consideradas como tratos inhumanos, degradantes y que atentan contra los derechos fundamentales de las personas.

Para poder dar a conocer la experiencia de aislamiento en primera persona, desde los diferentes grupos parlamentarios que conforman el Grupo de Trabajo se había acordado que en la cuarta sesión de este grupo comparecerían personas que han estado o están privadas de su libertad en los DERT, pero desde la Dirección General de Servicios penitenciarios (DGSP) se ha negado la posibilidad de que aquellas personas que se encuentran todavía privadas de libertad en centros penitenciarios de Catalunya puedan acudir al Parlament de forma presencial o puedan comparecer, al menos, por videoconferencia, tal y como se propuso como segunda opción y como se ha hecho en otras ocasiones con expertos que han comparecido en este Grupo de Trabajo. No obtante, la DGSP acordó que el testimonio de los internos sea retransmitido al Grupo de Trabajo a través de la grabación previa, en formato audio, de unas preguntas preestablecidas que serán grabadas en el mismo centro penitenciario en el que se encuentran cumpliendo condena con la presencia de diputadas.

Desde la CCPDT consideramos que la intervención presencial de los internos en el Grupo de Trabajo es fundamental y que su devaluación tendrá una incidencia directa en el resultado del mismo. Una declaración previamente grabada difícilmente tendrá los mismos efectos que las intervenciones presenciales. Por un lado, por el simple hecho de que dificultará un sencillo posible turno de preguntas y respuestas. Y por otra parte, consideramos que realizar la comparecencia en el mismo centro penitenciario donde se encuentran internos no asegura que las condiciones materiales en que ésta se dé sean óptimas para que puedan ejercer el derecho de expresión. Hay que considerar pues, la opción de que los internos se sientan intimidados o cohibidos para expresarse libremente por miedo a sufrir posibles consecuencias o repercusiones que puedan derivarse de sus declaraciones y su denuncia, en su caso, de situaciones de malos tratos sufridos o vulneraciones de derechos humanos vividas en el propio centro penitenciario.

La respuesta de la DGSP pone de relieve la falta de voluntad para garantizar el respeto y las garantías de las personas privadas de libertad, las que interesa recordar que si efectivamente se encuentran privadas de libertad lo están en relación con su libertad de movimiento, pero no con su libertad de expresión y para que ésta pueda ser efectiva, no únicamente debe ceñirse a su aspecto formal, sino que se deben garantizar las condiciones materiales y procedimentales para poder ejercerla, las que consideramos que no se están garantizando en este caso.

Coordinadora para la Prevención y Denuncia de la Tortura

CPDT logo