Las entidades cristianas firmantes, ante la intervención acordada por el Gobierno español sobre el autogobierno de Cataluña, hacen las siguientes consideraciones:

 

 

 

  1. Creemos que como cristianos no podemos permanecer ajenos a todo lo que afecta a los derechos y las libertades de nuestro pueblo, más allá de las legítimas opciones políticas concretas de cada uno. Como ha repetido el Papa Francisco a los movimientos eclesiales "No tenga miedo de meteros en las grandes discusiones, en la Política con mayúscula" (Discurso, Papa Francisco, 30 de abril de 2015).
  1. Consideramos que la intervención anunciada sobre el autogobierno de Cataluña es un grave atentado a los principios democráticos y una violación del derecho al autogobierno del pueblo de Cataluña y de sus instituciones. Las instituciones catalanas son anteriores y no derivan de la Constitución española de 1978. El mismo pacto constitucional reconoce el respeto al derecho al autogobierno.
  1. Creemos que la destitución del Gobierno de la Generalidad, la intervención sobre la Generalidad y la limitación legislativa del Parlamento de Cataluña suponen prácticamente una suspensión del autogobierno y atentan contra derechos democráticos esenciales del pueblo de Cataluña. Nuestros Obispos se referían a estos derechos cuando, en 1985, afirmaron que las instituciones catalanas recuperadas daban respuesta a "una realidad nacional modelada a lo largo de mil años de historia" y que "el reconocimiento de una cultura específica catalana expresada, especialmente , en la lengua, se une al reconocimiento de la propia nacionalidad y al del derecho al autogobierno "(Obispos de Cataluña," Raíces Cristianas de Cataluña ", 1985).
  1. Expresamos nuestra profunda decepción porque las reiteradas llamadas al diálogo no hayan dado ningún fruto. Durante los últimos años desde el Gobierno central se han ignorado "las legítimas aspiraciones del pueblo catalán" (Nota, Conferencia Episcopal Tarraconense, 15 de mayo de 2017). Lamentamos que no haya sido posible "avanzar en el camino del diálogo y del entendimiento, del respeto a los derechos y las instituciones y de la no confrontación, ayudando a que nuestra sociedad sea un espacio de hermandad, de libertad y de paz". (Nota, Conferencia Episcopal Tarraconense, 15 de mayo de 2017).
  1. Creemos que la falta de una respuesta política a las demandas mayoritarias de la sociedad catalana es lo que ha conducido a la grave situación que vive el país, provocando situaciones de tensión extrema, ya una preocupante incomprensión entre los diversos pueblos de la España. Como afirmaron los abades y las abadesas de Cataluña "el movimiento político y social catalán ha sido siempre inmensamente y mayoritariamente pacífico y querer detenerlo con la violencia no es nunca suficientemente justificable ni bastante proporcionado, ni tampoco elimina ni soluciona, sino que agrava el problema existente "(Comunicado, Abades y Abadesas de Cataluña, 3 de octubre de 2017). La intervención sobre el autogobierno es un paso más que dificulta encontrar una salida, pone en riesgo la convivencia y el consenso social y que tiene unas consecuencias incalculables.
  1. Denunciamos que se ha bloqueado cualquier salida al conflicto que no signifique humillar al otro. Para evitarlo hay que iniciar urgentemente una negociación política que permita buscar y acordar una solución duradera a este conflicto que sea justa, democrática, fraternal y respetuosa de los derechos nacionales de Cataluña "a fin de lograr soluciones justas y estables, que fomenten la solidaridad y la fraternidad "(Nota, Conferencia Episcopal Tarraconense, 15 de mayo de 2017).
  1. Pedimos que se detengan las respuestas judiciales y las medidas penales que están sufriendo los representantes de algunas de las principales entidades sociales del país. Entidades como Amnistía Internacional han considerado que "la presentación de cargos contra Jordi Sánchez y Jordi Cuixart por un delito grave como es la sedición y su prisión provisional constituyen restricciones excesivas de su derecho a la libertad de expresión y de reunión pacífica" y han pedido a las autoridades "que pongan fin de inmediato a su prisión provisional" (Comunicado, Amnistía Internacional en España, 18 de octubre de 2017) Cualquier otra acción penal en la misma dirección sobre representantes sociales o políticos es una grave irresponsabilidad.
  1. Por todo ello, nos comprometemos a defender las instituciones catalanas y el autogobierno. Representan los anhelos y las aspiraciones legítimas de la mayoría de los catalanes, pueblo del que también nos sentimos parte como cristianos. Como entidades cristianas también nos comprometemos a defender los derechos de nuestro pueblo desde las actitudes evangélicas del respeto, la comprensión del otro, la paz y el no juzgar ni condenar a las personas. La discrepancia política no puede afrontarse desde el rencor o con sentimientos de revancha. La oración y el poner ante Dios nuestras preocupaciones y actitudes también nos ayudará a encontrar lo que nos une como comunidad cristiana y promover la concordia entre nosotros y las soluciones justas que reclaman los graves retos planteados.

 

Justícia i Pau de Catalunya

Grup Sant Jordi de Drets Humans

Federació de Cristians de Catalunya

Escola Pia de Catalunya

Lliga Espiritual de la Mare de Déu de Montserrat

Fundació Vedruna Catalunya Educació

Associació Bíblica de Catalunya

Fundació Hospitalitat de la Mare de Déu de Lourdes

Fundació Educativa de les Dominiques de l’Anunciata del Pare Coll

Equips de Pastoral de la Política i de la Comunicació

Grup de Juristes Roda Ventura

Agència Cristiana de Notícies Flama

Fundació Dr. Albert Bonet

 

Adhesiones entidades: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.