reunió PECILa Plataforma d'Entitats Cristianes amb els Immigrants, de la que Justícia i Pau forma parte, ha dedicado este curso 2017-18 a reflexionar sobre la relación entre el hecho religioso y la cohesión social.

Nuestra sociedad es culturalmente y religiosamente plural. En esta sociedad, las creencias religiosas son importantes para la vida de muchas personas: contribuyen a la construcción de la identidad personal y los proyectos vitales, favorecen el sentimiento de pertenencia y aportan cambios transformadores en las sociedades en favor del bien común y la paz. Poder vivir y manifestar libremente las propias creencias es un factor que contribuye a la integración y la transformación social. Por otra parte, las entidades y colectivos religiosos de nuestro país hacen una labor muy importante en cuanto a la acogida e integración de los inmigrantes y la cohesión social.

Por todo ello, es imprescindible proteger el derecho humano a la libertad religiosa de todas las personas. Asimismo, para favorecer la convivencia y la cohesión social, es importante que desde todos los ámbitos se promueva activamente la interrelación, el diálogo, el conocimiento mutuo entre personas y grupos y la cultura religiosa. En este sentido, la escuela, las administraciones públicas y las mismas confesiones religiosas tienen un papel muy relevante.

Podéis leer la nota en catalán en este enlace.