Quadern Solidaritat 43 1

El pasado jueves 29 de noviembre se celebró, en el Seminario Conciliar de Barcelona, ​​el acto de presentación del nuevo Quadern per a la Solidaritat "Contra la ceguesa incòmoda i autosuficient: una mirada crítica a la crisi migratòria i de les persones refugiades" (núm. 43), de Maria Dolors Oller Sala.

El acto fue presentado por Eudald Vendrell, presidente de Justícia i Pau y contó con las intervenciones del jesuita Josep Lluís Iriberri y de la misma Maria Dolors Oller.

En su intervención, Josep Lluís Iriberri subrayó la necesidad de dejar de ver a las personas migradas como: "aquellos pobres que no tienen nada, que no valen nada y nos lo quieren tomar todo".

Después de desmontar el mito de la experiencia de España como un modelo en el control de la migración, Iriberri apuntó que los flujos de migración no se detendrán mientras persistan las problemáticas en los países de origen de las personas migrantes. Por lo tanto, en la actualidad estos flujos como mucho se pueden redirigir, pero en ningún caso se detienen.

Finalmente, el mismo Iriberri destacó que los estados fronterizos con Europa utilizan el control de la migración como moneda de cambio en las negociaciones con los estados europeos y que, por otra parte, el valor del negocio del control de la migración en Europa asciende a 15.000 millones €. Todo ello, dice Iriberri, contribuye a la desposesión de las personas migradas de su dignidad y por tanto, de sus derechos fundamentales.

Maria Dolors Oller por su parte, señaló los objetivos del cuaderno, entre los que resaltó la denuncia de la crisis migratoria actual en Europa, pero también ofrecer una mirada de futuro, esperanzada y constructiva de la situación: "Hay algo en hacer, hay algo que decir, hay otra manera de tratar la cuestión de la inmigración".

A continuación, repasó el contenido del cuaderno, haciendo énfasis en tres puntos:

En primer lugar, que el hecho migratorio es complejo, y que el gran problema asociado a la migración se encuentra en la asimetría existente entre el derecho a emigrar -accesible para casi todos- y el derecho a ser acogido -algo muy limitado y restringido-.

En segundo lugar, la cuestión de las rutas migratorias. En este sentido, Oller destacó la existencia de una correlación entre la firma de los acuerdos de Maastricht y Schengen, la llegada de pateras a las costas europeas y la creación de campos de migrantes en terceros países: "Se eliminaron las fronteras dentro de Europa, pero a cambio se amurallar Europa".

En tercer lugar, Oller señaló algunos elementos fundamentales para un cambio de tendencia, llegando a la conclusión de que: "Sólo un desarrollo equitativo del planeta puede frenar el efecto llamada".

Finalmente, Oller planteó algunas preguntas que -a pesar de no tener respuesta fácil- son necesarias para completar la reflexión del cuaderno. Así pues, desde qué concepto de seguridad tenemos, a cómo debemos concebir nuestras identidades para hacerlas las más tolerantes posibles, Oller planteó una serie de preguntas relevantes sobre las que el público pudo reflexionar y discutir durante la recta final del acto.