DillunsDH postveritat 2Resulta fácil ver que la democracia, tal como la conocíamos, ha sufrido un proceso de debilitamiento en los últimos años: el auge de la extrema-derecha, la proliferación de discursos demagógicos basados en el miedo, o el aumento de política-espectáculo, son sólo algunas de las características de unas sociedades occidentales que parecen haber entrado en crisis. Robert Fishman, doctor en sociología por la Universidad de Yale, y Neus Tomàs, subdirectora de Eldiario.es, abrieron el debate en la última sesión del ciclo de "Els Dilluns dels Drets Humans" De la postverdad a la postdemocracia, con alusiones a estas transformaciones que, entre otros, definen un sistema en un momento crítico.

En un coloquio dinamizado por Laura Aznar Llucià, periodista y socióloga que colabora con Sentit Crític, Robert Fishman y Neus Tomàs reflexionaron sobre el rol de uno de los principales poderes de los sistemas democráticos: el periodismo. El derecho a la información es puesto en duda y al cuarto poder se le acusa de manipular la opinión pública, de la propagación de "fake news" y de fomentar la cultura de la postverdad. ¿Nos estamos encaminando hacia un régimen de “postdemocracia”? ¿Cómo asegurar la defensa del derecho a la información en las democracias del s. XXI?

Más de 130 personas participaron en este debate, el pasado 14 de enero. Fishman comenzó por aclarar el concepto de democracia, "se necesitan matices: tenemos que hablar de la autenticidad, la consolidación y la validación de la democracia. Es muy común que un país que llamamos democrático no reúna las características completas de una democracia. Por ejemplo, en Estados Unidos, hay fraude electoral y no se respetan los derechos de la oposición política, esto también pasa en España". El autor de "Voces para la democracia" hizo hincapié en que no cree que haya una "línea divisoria entre el pasado y la actualidad", tampoco salimos de una edad de oro de la calidad democrática, ahora bien, debemos evitar que los tiempos que vienen sean peores y se "deberían reducir las carencias de la democracia".

DillunsDH postveritat 1

Siguiendo la misma línea, la periodista Nieves Tomàs recordó que "la postverdad de hoy es la mentira de siempre, pero con nuevos instrumentos". La rapidez en que se transmiten las noticias falsas por internet, en especial, en las redes sociales hace más fácil hablar de postverdad. Por ello, en un presente donde la desinformación está al alza, el periodismo de datos es vital. Tomàs relativiza la supuesta "objetividad" para hablar de honestidad. "El papel del periodista es fundamental, lo que debe ser es honesto, sabiendo que habrá veces cuando deberá ser combativo, porque tienes un rol, un papel en la sociedad que te permite desmontar los datos que se hinchan cada día". Por ejemplo, los políticos utilizan datos inventados con fines electorales, en el caso de las denuncias por violencia de género, el deber de los periodistas es contrarrestar con datos oficiales los discursos de los políticos. Cuando no lo hacen, los grandes medios de comunicación están mintiendo: esto influye en la construcción de un discurso de postverdad.

Sobre el derecho a la información, su defensa democrática radica en la capacidad de autonomía de los periodistas, dice Fishman. Y, ¿qué tenemos que hacer, como ciudadanos? Ejercer la democracia de forma activa, en la calle, con los vecinos y las vecinas, que piensan diferente de ti. Se puede mostrar respeto por la opinión política de otro, sin embargo, si hay un sesgo de información, también es posible y, incluso, es un deber democratico corregirlo. Tanto los políticos profesionales, como los periodistas, como los ciudadanos hemos de interponer una moral, una ética de la prevención contra todos aquellos que mienten descaradamente. "La democracia no es gratuita, hay que ganarsela, se debe ejercer constantemente, hacerlo es un gusto, es una tarea que llena plenamente", remarca el profesor.

En palabras de Tomàs, el mejor antídoto contra la postverdad es "hacerse preguntas, como ciudadanos, como sociedad, somos actores y no sólo espectadores". Porque, como acaba Fishman, "no hay alternativa a hacerle frente cada día".

La próxima sesión del ciclo será el lunes 4 de febrero, con el título "Hacia un 8 de marzo en la Iglesia", y contará con la participación de Viqui Molins, Neus Forcano y Montse Santolino.

 

Marta Batalla

Puedes ver el video completo del acto aquí.