marc8 2"El 8 de marzo del año pasado fue un punto de inflexión en todo el Estado, y también en nuestra casa". Así fue como Montse Santolino, moderadora de la última sesión de Els Dilluns dels Drets Humans, inició la conferencia del 4 de febrero dedicada a la mujer y la Iglesia, recordando la huelga del 8 de marzo de 2018. Una jornada en la que mujeres de todo el estado español detuvieron sus puestos de trabajo para denunciar la falta de igualdad efectiva que permanece en muchas esferas de la vida cotidiana, tanto en el espacio público como en el privado.

En los medios de comunicación, en el mundo del deporte, son muchas las áreas donde las mujeres todavía son tratadas con discriminación. Según Santolino, quien se define como "feminista y cristiana de base", además de experta en derechos humanos y periferias, "la Iglesia, como institución, continúa manteniéndose como una de las instituciones más androcéntricas y patriarcales". Pero, continúa, "cada vez más, en la Iglesia hay más mujeres con pensamiento crítico" y "es mayor el número de mujeres teólogas, religiosas y pensadoras", lo que ha producido que "mucha gente haya descubierto qué es esto de la teología feminista".

Dos de estas mujeres, activistas, cristianas y defensoras de los derechos humanos y de la situación de la mujer dentro de la Iglesia, fueron las ponentes que acompañaron al más de un centenar de asistentes al debate: Neus Forcano, teóloga, además de profesora de lengua y estudiosa feminista; y la M. Victoria Molins, o Viqui, religiosa teresiana, activista social y escritora de más de 60 libros, protagonista de numerosas iniciativas sociales contra la pobreza y la exclusión.

Vivir la Iglesia tiene nombre de mujer

Ambas filólogas, Neus Forcano y Viqui Molins compartieron con sus palabras una parte de lo que significa este modo, que no tiene nada de nueva, de vivir la teología con voz de mujer. La religiosa comenzó recordando Santa Teresa de Jesús y los 3 aspectos fundamentales por los que "Teresa de Ávila fue, en el siglo XVI, una pionera del feminismo de la Iglesia". En primer lugar, por su magisterio espiritual, que tiene su origen en la experiencia, y no en la universidad. "Esto la llevó a la contradicción con algunos literatos". Además de la "libertad de espíritu" de Santa Teresa, que la hacía contradecir autoridades, sobre todo, masculinas. Y, por último, sus escritos en defensa de la mujer, los cuales fueron censurados durante muchos años, y de los que Molins leyó unas líneas: “No basta, Señor, que nos tengan acorraladas”/, “No es razón, desechar ánimos virtuosos y fuertes, aunque sean de mujer”.

Dilluns Drets Humans Febrero2

Como religiosa y como mujer, Viqui Molins reivindicó también un cambio de estructura en la Iglesia. Afirmó que durante mucho tiempo se ha hablado "de una Iglesia por encima de todo", cuando debería ser un "Cristo, Jesús por encima de todo", por eso se debe pasar de "la estructura piramidal a la estructura comunitaria". Hablando también desde la experiencia, revisó la actualidad de ser mujer, religiosa y persona, explicando episodios de discriminación vividos a lo largo de su vida. El último, el año pasado, cuando, al presentarse en las listas de un determinado partido, la prensa respondió alarmada porque una religiosa participara en política. "Una monja es una mujer, y como mujer es una persona. La política ¿para quién es? Si es para las personas, yo soy una persona. Esto lo hace un cura y no pasa nada, pero si lo hace una monja...", remarcó señalando la doble discriminación que sufrió por ser monja, mujer y participar en las últimas elecciones.

Voz, responsabilidad y apoderamiento

Siguiendo las demandas de Molins por una Iglesia más comunitaria, la teóloga Neus Forcano cuestionó el enfoque del acto y reivindicó que a las mujeres "no se nos tiene que dar ningún papel en la Iglesia. Las mujeres ya somos Iglesia, la construimos y la sostenemos. Y tenemos que poder decidir cómo organizarnos". Además, Forcano puso sobre la mesa la importancia de la voz pública de las mujeres y de su visibilidad. Más allá de ser escuchadas en los temas que generalmente les son asociados, las mujeres tienen que luchar porque "nos queremos vivas, no sólo físicamente, sino también intelectualmente. No nos queremos víctimas, ni silenciadas. Las mujeres tenemos que poder hablar de todo sin que se nos quite autoridad". Es por ello que la profesora declara: "tenemos que reivindicar la autoridad de las mujeres dentro de la Iglesia, y que no se quede en el simple hecho de poder optar al sacerdocio".

En el turno de palabra, fueron numerosas las intervenciones de mujeres que decidieron compartir su testimonio. Se escucharon, por ejemplo, clamores para tener más poder de decisión: "Las mujeres llevamos las comunidades, la catequesis... Yo quiero poder decidir", decía una asistente. El convencimiento del público fue compartido. Si bien la palabra "empoderamiento" no deja a nadie indiferente; para Viqui Molins no significa "tener poder, sino poder servir", mientras que para Forcano "apoderarse" significa reconocerse individualmente y colectivamente y es un básico, como lo es la sororidad entre mujeres.

Es esta "sororidad" a la que se refirió Forcano lo que se produjo en la sala de actos de Cristianisme i Justícia. En la última sesión del ciclo Els Dilluns dels Drets Humans, "Hacia un 8 de marzo dentro de la Iglesia", se creó un espacio de calidez y confianza para que las asistentes al acto, tanto las ponentes como las oyentes, pusieran en común situaciones vividas en el día a día, demostrando el principio de que "lo personal es político". Las palabras de Santolino son ciertas: "cada día hay más mujeres con un pensamiento crítico", dentro y fuera de la Iglesia, en todos los espacios.

Hoy todavía queda mucho camino por recorrer para las mujeres y la lucha feminista dentro de la Iglesia. Según Forcano "el feminismo tiene una vertiente de compromiso y de acción" y las asistentes al acto demostraron tenerlo claro: el cambio ha comenzado y está protagonizado por ellas.

La próxima sesión del ciclo Els Dilluns dels Drets Humans del curso 2018-2019 está dedicada al derecho al agua y será el 4 de marzo de 2019, a las 19 h: "Acceso al agua: derecho o negocio?".

marc8