Atentado terroristaEl equipo de incidencia de Justícia i Pau Barcelona ha dirigido cartas a diferentes instituciones y autoridades colombianas denunciando el atentado perpetrado en la escuela superior de Cadetes General Santander en Bogotá.

El 17 de enero de 2019 se detonó un coche bomba conducido por José Aldemar Rojas, militante del Ejército de Liberación Nacional (ELN), dentro de las instalaciones de esta escuela, dejando 23 muertos y decenas de heridos. Este suceso pone de relieve distintos hechos remarcables: primero, la autoría del ELN de este crimen; segundo, el cese de la mesa de negociación entre este grupo armado y el gobierno colombiano; y tercero la necesidad imperiosa de la reactivación de los diálogos para dar un paso adelante hacia la paz.

La carta enviada expresa nuestra gran preocupación por el impacto que tuvo este atentado dentro del panorama político y social colombiano, ya que, además del profundo dolor e inestabilidad que se produjo con la ejecución de este hecho, el gobierno colombiano decidió dar por terminada la mesa de negociación. Dicha mesa sólo podrá ser reactivada, según el Jefe de Estado, si este grupo al margen de la ley cumple con los planteamientos acordados y expuestos desde que estas conversaciones se iniciaron.

Paralelamente, y como elementos imprescindibles para la comprensión de la situación de tensión generada en los diálogos de paz que se están dando entre el Estado y este grupo al margen de la ley, se deben rescatar diferentes puntos.

El ELN fue fundado por un grupo de estudiantes hacia finales de la década de los 60 y no fue hasta la presidencia de Ernesto Samper cuando se comenzó a vislumbrar un histórico preacuerdo a través de lo que se denominó como “Convención Nacional”. Sin embargo, a raíz de la muerte de su comandante, este acuerdo nunca pudo ratificarse.Y, es por esto que a partir de ese momento, el ELN ha sido un actor clave para lograr la paz, por lo que, haciendo alusión a un periodo reciente, durante el 2017 se emprendieron nuevos diálogos con este grupo y el gobierno, encabezado esta vez por el Presidente Juan Manuel Santos Calderón. No obstante, durante ese lapso de tiempo prosiguieron los ataques a oleoductos, asesinatos y secuestros, entre otras acciones, por lo cual el actual Jefe de Estado, Iván Duque, declaró: “durante los 17 meses del proceso de diálogo entre la Administración anterior y el ELN, estos criminales ejecutaron 400 acciones terroristas en 13 departamentos, dejando 339 víctimas y más de 100 asesinatos”, lo cual contribuyó a la terminación y levantamiento de la mesa de negociación.

A pesar de los traspiés, y teniendo en cuenta los distintos argumentos que se han esgrimido a través de los medios de comunicación tanto nacionales como internacionales sobre las consecuencias que tendría una terminación total de los diálogos, el equipo de incidencia de Justícia i Pau, dentro de las acciones solicitadas en la carta dirigida a las autoridades colombianas, pone de relieve tres puntos esenciales para que Colombia se acerque cada vez más a la paz y todo lo que ello atañe.

Primero, restaurar la mesa de negociación con el ELN. Esto partiendo de la premisa fundamental de que, al optar por el camino del diálogo, se podrá estar más cerca del camino de la paz. Camino que solo se podrá trazar si hay un acuerdo fiable entre el Estado y este grupo al margen de la ley. Segundo, exigir la reparación por parte de este grupo a las víctimas directas e indirectas de este atentado. Tercero, trabajar en conjunto con la población civil para seguir los principios de verdad, reparación y reconciliación.

Tomando en consideración las acciones solicitadas, la Presidencia de la República de este Estado ha dado respuesta a la carta enviada, aludiendo a que “en este momento el gobierno está trabajando por mejorar las condiciones de todos los colombianos, aunque las dinámicas presentes dificulten este proceso”. Además, hace énfasis en la “necesidad de observancia de las medidas adoptadas por el gobierno central con relación a este grupo armado al margen de la ley”.

Diana Carvajal