Premi Voluntariat 5 640x427Ayer, martes 3 de diciembre, tuvo lugar el acto de entrega del XXVI Premi Voluntariat, concedido por el departament de Treball, Afers Socials i Famílies de la Generalitat, que este año ha hecho un reconocimiento público a Justícia i Pau, al obtener la segunda mención honorífica del certamen.

El galardón, recogido por parte de María Bargalló (vicepresidenta de Justícia i Pau), Xavier Badia (coordinador del voluntariado de prisiones entre 2013 y 2019) y Josep Maria Fisa (consiliario), en el auditorio Eduard Toldrà de Vilanova i la Geltrú, premia la labor del programa de voluntariado de la entidad, en favor de la reinserción y rehabilitación de personas reclusas en los centros penitenciarios catalanes.

El jurado ha valorado la intervención de Justícia i Pau por su contribución a la cohesión social del territorio, el fomento de una sociedad más apoderada y a la humanización de la situación en las cárceles, desde el año 1987, pero especialmente en los últimos tres años, en los que el número de voluntarios y voluntarias del proyecto no ha dejado de crecer. Actualmente ya son 76, lo que ha permitido que en 2018 se pudiera dar atención a más de 650 personas reclusas y familiares de estas.

Los internos y las internas son un colectivo especialmente vulnerable, que en buena parte está expuesto a una exclusión social severa, que se ve agravada por la situación de encarcelamiento. Por ello, Justícia i Pau trabaja para consolidar los objetivos siguientes:

  • Contribuir a la reinserción y rehabilitación de las personas encarceladas, contribuir a crear un clima de convivencia y respeto dentro de los centros penitenciarios y, en general, ayudar a los reclusos y las reclusas.
  • Velar permanentemente por el respeto de los derechos humanos fundamentales y la dignidad de las personas internas.
  • Finalmente, la sensibilización de la opinión pública, a fin de dar a conocer la realidad de la prisión, promover la participación social en la reinserción y rehabilitación de las personas reclusas, y fomentar una cultura más respetuosa de los derechos humanos y menos punitiva, así como hacer posible un modelo de justicia restaurativa, con la esperanza futura de una sociedad sin prisiones.

Justícia i Pau quiere aprovechar la ocasión para felicitar las otras entidades galardonadas (Fundació Espigoladors i Fundació Marianao), así como para agradecer muy sinceramente el valioso compromiso de todas aquellas personas y entidades que han contribuido al proyecto, a lo largo de sus 32 años de vida.

 

Voluntariat presons JiP Vilanova i la Geltrú