JuditMontenegroArtículo de opinión de Judit Montenegro, mimebro de Justícia y Paz Barcelona.

 

Cinco años del inicio de la guerra de Siria. Europa elige pagar para no ver

Este martes se cumplen cinco años del inicio de la guerra de Siria.
Cruzando el Mediterráneo, las ruinas y  los escombros son substituidos por paredes y techos de plástico. Tiendas de campaña y campamentos dejan a millones de madres, padres, niñas y niños entre la intemperie y un fino paraguas. Hambre, frío, lluvia y rutas que nunca acaban, rutas que acaban en tragedia.

No pueden pasar, han inmovilizado todos los trenes de la Estación del Este de Budapest. No pueden pasar, una nueva valla se lo impide. No llegarán a pasar nunca, han muerto en el Mediterráneo. Pueden pasar, pero les requisarán sus objetos de valor. Pueden pasar, arriesgando su vida al viajar de noche hasta las islas griegas. Algunos lo han logrado y los escombros son substituidos por nuevos plásticos y nuevos campamentos, pero esta vez en tierra alemana.

Y ahora, ¿qué? Ya pasaron cinco años. Cinco años eternos del trauma de la guerra, la huída, la migración y el agotamiento. ¿El derecho de asilo? Los estados a donde llegan tienen la potestad de ofrecerles protección. El asilo comporta los efectos de no devolución, no expulsión y no extradición de la persona que goza de ese estatuto. La ciudad de Homs, es hoy en día, el símbolo de la nada. Y la guerra sigue. Ha creado más de 4 millones de refugiados.

Pero el mensaje de la Unión Europea y de algunos de sus líderes es rotundo: “Europa no puede acoger más refugiados”. Parece ser que fue bajo esta idea que los jefes de Estado y de Gobierno de los veintiocho países fraguaron el acuerdo con Turquía la semana pasada. Se acordó devolver al país turco todo extranjero que llegue ilegalmente a las costas griegas, incluso los sirios. A cambio, la UE se compromete a traer desde Turquía un número de refugiados equivalente al de expulsiones. El trato también incluía las condiciones para Europa de aumentar los 3.000 millones de euros destinados a Turquía para que contuviese mejor el flujo de personas que huyen de Siria, eximir a sus ciudadanos de la necesidad de visado para viajar a la UE ya en junio y avanzar en el proceso de adhesión de Turquía a la UE.

Europa cerró un acuerdo ilegal. Evidentemente, tuvo que rectificar y ha anunciado que rebajarán el pacto.
Pero, ¿qué está pasando en Europa? Parece mentira que, habiendo armado a los rebeldes sirios, no podamos ayudar a todas aquellas personas que huyen del infierno y de la muerte creada. Parece mentira que sin conseguir negociar la paz en Siria, Europa sea incapaz de ayudar a quienes no pueden esperar por más tiempo la paz.

Cinco años después, el odio crece y los partidos xenófobos están en auge.
Cinco años después, las muertes en Siria y de sirios no han parado.
Cinco años después, la Unión Europea concede asilo a tan sólo el 12 % de los 1,8 millones de sirios que lo solicitan, según ACNUR. Según los datos aportados por esta organización, los refugiados sirios que han optado por acudir a la UE buscando protección internacional son menos del 6% del total de solicitantes de asilo.
Cinco años después, Europa elige pagar para no ver.

Judit Montenegro (@juddsterr)
15/03/2016