Artículo de Xavier Merino i Serra, miembro de Justícia i Pau Girona, publicado en el Diario de Girona el día 4 de noviembre del 2017.

  

Latinoamericana 2018: Igualdad de género

<<Feminista es cualquiera que reconozca 

la igualdad y plena humanidad

en mujeres y hombres>>

(Gloria Steinem, periodista norteamericana)

Así como dos años atrás, la Agenda Latinoamericana trató las desigualdades en el campo económico, la del 2018 trata de la “igualdad de género”, otro tema muy actual y controvertido, que afecta a media humanidad. Un tema candente puesto que la desigualdad entre mujeres y hombres es evidente a todos los niveles: en las horas trabajadas, en los salarios, en la propiedad, en la pobreza, en el analfabetismo, en escaños, en cargos ministeriales, de dirección económica... Pensemos en las violaciones, la violencia doméstica, las ablaciones de clítoris, en la jerarquía en la Iglesia católica y en otras religiones...Pere Casaldàliga i José Maria Vigil, com cada any, hi fan un escrit a mode d'introducció fraterna en què comenten la importància d'aquesta problemàtica.

Pedro Casaldàliga i José María Vigil, como cada año, han hecho un escrito a modo de introducción fraterna en el que comentan la importancia de esta problemática.

Dicen que la desigualdad no es un problema de las mujeres, ni tampoco de los hombres, sino de los fundamentos de la conducta social, los modelos o “paradigmas” de los cuales, a pesar de que muchas veces inconscientemente, estamos asentados: principios religiosos, filosóficos, de nuestra psicología, costumbres, símbolos, todos ellos antiguos. La teoría de género sólo es un instrumento conceptual que describe y analiza críticamente la construcción sociocultural del patriarcado, sistema que asigna menos valor y poder a la mujer que al hombre.

La cuestión de género no deja indiferente a nadie, se esté a favor o en contra, y toca fibras sensibles de nuestra psicología, de la conciencia sexual y de la vida familiar. También remueve los fundamentos de las iglesias que han estado demasiado tiempo de espaldas a esta problemática , asentadas sobre un antifeminismo y antisexualismo inconsciente, que forman parte del paquete filosófico propio de la cultura occidental. Jesús predicó claramente la inclusión de todas las personas y nombraba Reino a su utopía de justicia e igualdad y mientras haya personas discriminadas por su condición sexual, tendrá pleno sentido la teología feminista. Tenemos que ser plenamente conscientes y reconocer claramente la desigualdad a que se ha sometido a la mujer desde hace muchos siglos, fundamentada en la tradición simbólica occidental judeocristiana, tradicionalmente androcéntrica.

La igualdad de género es un derecho humano fundamental y una cuestión de justicia: y como tal es innegociable y universal. Las mujeres tienen que dejar de ser oprimidas y utilizadas por el patriarcado. No es preciso ser mujer para asumir este derecho: todo ser humano lo tiene que asumir y tiene que hacer suya esta causa. Simone de Beauvoir decía que el opresor no sería tan fuerte si no tuviese cómplices entre los mismos oprimidos.

En la Agenda, además del escrito introductorio hay casi unos cincuenta artículos que desarrollan una gran diversidad de miradas sobre esta cuestión, en parte de autoras y autores de nuestras comarcas gerundenses.

La Agenda es un buen instrumento pedagógico para documentarnos y concienciarnos sobre temas sociales reivindicativos con el fin de lograr un mundo donde reine la paz, la justicia y la igualdad.

Esta semana ha empezado el ciclo de presentaciones. Vuestra asistencia nos ayudará a entrar en contacto con el tema de la igualdad de género y después podremos ampliar el conocimiento con la lectura de los textos de la Agenda.

Xavier Merino i Serra