A partir del lunes 1 de septiembre España será 46.000.000.000 de euros más rica. Es decir, el PIB aumentará del 2.7% al 4,5%. La noticia ha sido anunciada por los principales periódicos económicos del país, a causa del cambio metodológico y estadístico de la contabilidad nacional que incluye los flujos procedentes de actividades ilegales como la prostitución, la producción y el tráfico de drogas o el contrabando de tabaco y alcohol. Creo que es el momento de reflexionar sobre el sentido de este indicador económico.

Ahora más que nunca aparece totalmente alejado del objetivo real de la economía: satisfacer las necesidades de los ciudadanos. Tampoco nos indica si estamos trabajando por la paz o creando estados más belicosos o si, como las noticias del mes de agosto nos dicen, ya hemos consumido todo lo que puede producir la naturaleza durante el año 2014. Un indicador monetario como éste nunca nos medirá los verdaderos valores para que una sociedad pueda satisfacer sus necesidades y haga más feliz.

En una época como la que estamos viviendo hacen falta otros indicadores que midan el éxito económico, en el cual se reflejen valores como la honestidad, la confianza, la responsabilidad, la solidaridad y la justicia.

Jaume Ventura, miembro de Justícia i Pau Badalona
08/09/2014