NOTICIAS

Persecución de los bahá'í en Yemen

Yemen lleva inmerso en una guerra civil desde el 2015. El movimiento Houthi, que es quien mantiene el control de la capital del país, Sana'a, considera que las personas que profesan la religión Bahá'í son "apóstatas". Crimen castigado con la pena capital.

En los últimos años, las autoridades de este país, han detenido 71 bahá'ís, entre los que se encuentra Hamed bin Haydari, acusado de espionaje a favor de Israel. Ante la ola de peticiones para la liberación de los presos, a finales de marzo, el gobierno yemení prometió que pondría en libertad a los prisioneros bahá'ís e indultaría a Haydari. Pero esta promesa aún no se han llevado a cabo.

Amnistía Internacional ha documentado decenas de casos de procedimientos legales injustos y torturas hacia los bahá'ís. Es por ello, que desde la comunidad bahá'í en Barcelona han expresado su preocupación sobre la situación de sus hermanos en Yemen, y en particular la situación de aquellos que están encarcelados. Desde Justícia i Pau estamos comprometidos con la defensa de la libertad religiosa en todo el mundo y por eso nos sumamos a su petición, reproduciendo el comunicado que han hecho público:

 

En los últimos años, la comunidad bahá'í de Yemen ha sido perseguida por las autoridades en Sana’a. Una persecución que han incluido confiscaciones de bienes, extorsiones financieras, arrestos, detenciones arbitrarias, encarcelamientos, torturas y sentencia de muerte.

El 25 de marzo 2020, En la ciudad de Sana’a, en Yemen, el Sr. Mahdi al-Mashat, Presidente del Consejo Político Supremo anunció  - en un discurso televisivo general - la liberación de todos los prisioneros bahá'ís, así como el indulto para el Sr. Hamed bin Haydara, cuya sentencia de muerte había sido confirmada unos días antes por un tribunal de apelaciones en Sana’a.

Como se puede imaginar, la comunidad internacional Bahá’í acogió con satisfacción este anuncio y pidió su implementación inmediata. Los seis bahá'ís que deberían ser liberados, habían sido encarcelados injustamente en Sana'a durante varios años sobre la base de sus creencias religiosas y enfrentados a una serie de cargos sin fundamento.

La comunidad yemení bahá’í tiene sus raíces en el inicio de la fe bahá’í a mediados del siglo XIX. En las últimas décadas, el número de bahá'ís yemenis ha crecido a medida que varios segmentos de la sociedad yemení han profundizado y se han sentido atraídos por las enseñanzas bahá'ís. Todos se esfuerzan por aplicar sus ideales a sus vidas individuales y colectivas, son ciudadanos leales a su país que representan su cultura rica y diversa y viven en entornos urbanos y rururales, incluidas ciudades como Sana’a, Taiz, Hudaydah, Ebb, Aden, Mukalla, Dhale, Shabwa y las Islas Socotra.

A pesar de vivir un período turbulento de conflicto civil en Yemen, los bahá'ís se han negado a ponerse del lado de un grupo u otro y, en cambio, se han esforzado por servir a todas las personas, haciendo especial hincapié en los jóvenes que están ansiosos por dedicar sus energías a la regeneración de su sociedad a través del servicio a todos. Los bahá'ís han contribuido notablemente al mejoramiento de Yemen en varios campos, incluidos la construcción, la medicina, la reconciliación tribal, la educación, la ayuda humanitaria y la ayuda en casos de desastre. Además, representantes de la comunidad yemení bahá'í se han reunido con cientos de funcionarios gubernamentales, ancianos tribales, profesores universitarios, periodistas, activistas de derechos humanos y diplomáticos para fortalecer aún más sus lazos con la sociedad y explicar sus preocupaciones no partidistas por el bienestar de todos y cada uno de sus conciudadanos.

Aunque la comunidad bahá'í yemení ha mantenido relaciones cordiales con las autoridades y la sociedad yemení en general a lo largo de los años, la comunidad bahá'í también se ha enfrentado a desafíos, que se han acelerado a lo largo de estos años.

Algunos ejemplos más significativos:

  • En 2008, bajo la Presidencia del Sr. Abdullah Ali Saleh, las autoridades detuvieron a seis baháís en relación con su fe.
  • Más tarde, en diciembre de 2013, el Sr. Hamed bin Haydara fue encarcelado por las autoridades en Saná y acusado de varios cargos infundados, incluido el de espiar para Israel.
  • En agosto de 2016, las autoridades de Houthi-Saleh en Sana arrestaron a más de 60 hombres, mujeres y niños, mientras participaban en una conferencia sobre educación y presionaron a sus familiares y amigos para que pagaran la liberación de los prisioneros.
  • El 22 de octubre de 2017, las fuerzas de seguridad hutíes irrumpieron en una conmemoración bahá'í en Sana’a,  abriendo fuego contra el pequeño grupo de personas reunidas.
  • El 2 de enero de 2018, el Tribunal Penal Especializado de Sana emitió un fallo, sin precedentes en la persecución de los bahá'ís en Yemen, que condenó a muerte al Sr. Hamed bin Haydara debido a sus creencias religiosas, con un total desprecio por el estado de derecho. Además, el mismo tribunal también ordenó la disolución de todas las instituciones bahá'ís.
  • A partir del 2018, se sistematizó una extensa campaña de propaganda para incitar al odio en contra de los bahá’ís; escritores, autoridades religiosas, autoridades gubernamentales, redes sociales, radio, televisión etc. se hicieron eco de esta campaña, y  hasta un programa de televisión yemení llamado "Frankly" dedicó un episodio a atacar a organizaciones de derechos humanos y la Fe Bahá’í, y se refirió específicamente a  bahá’s individuales por su nombre mostrando también sus fotografías.

Las acusaciones en contra de los bahá’ís de Yemen son absurdas, muy diversas y sin duda derivadas de prejuicios religiosos: espionaje, apostasía, voluntad de proporcionar educación, defender los derechos humanos y la paz …etc.

A nivel internacional, una movilización firme y continúa ha respaldado a lo largo de estos años los bahá’ís del Yemen: miembros del Consejo de Derechos Humanos aprobaron resoluciones expresando preocupación por los bahá'ís, Relatores Especiales de las NNUU han defendido los derechos de los bahá’ís del Yemen; la Comisión de los Estados Unidos sobre la Libertad Religiosa Internacional , ONGs dentro y fuera del Yemen, como Human Rights Watch, Amnistía Internacional, el Comité Internacional de la Cruz Roja, etc.  han mostrado su preocupación por la persecución religiosa de la comunidad bahaí en Yemen.

Ahora, han pasado más de 40 días desde el anuncio televisivo del Sr. Mahdi al-Mashat, Presidente del Consejo Político Supremo decretando la liberación de todos los prisioneros bahá'ís, y el indulto para el Sr. Hamed bin Haydara, PERO NADA DE ESO HA OCURRIDO y se desconoce la suerte de esas personas.

La comunidad bahá’í en Cataluña, como la del resto del Estado da a conocer estos hechos al tiempo que pide toda la solidaridad y apoyo de individuos e instituciones para hacer llegar a las autoridades yemeníes la preocupación y repulsa por los actos discriminatorios y abusivos cometidos contra la comunidad bahá’í en aquel país, y su llamamiento para la liberación incondicional prometida de todos los prisioneros bahá’ís.

Comunidad bahá'í de Cataluña