Rafael Allepuz Capdevila
ESTADOS DE OPINIÓN

El Relator Especial de las NU sobre la extrema pobreza y los DH en España nos avergüenza

El pasado día 7 de julio se presentó el informe del Relator Especial de las NU sobre la extrema pobreza y los derechos humanos que visitó España entre los días 27 de enero y 7 de febrero de este año.

El informe se presenta con una introducción en la que se destaca que: "el país tiene una elevada tasa de desempleo, una situación de desempleo juvenil crónica, una crisis de vivienda de enormes proporciones, situaciones de gran pobreza muy extendidas, programas de protección social muy insuficientes, un sistema educativo segregado y cada vez más anacrónico, políticas fiscales que favorecen mucho más las clases acomodadas que las pobres y una arraigada mentalidad burocrática en muchas partes de la administración pública, que valora más el formalismo que el bienestar de las personas ". Y termina: "tomando en serio la eliminación de la pobreza se facilitará la movilidad laboral, se generarán más ingresos tributarios para hacer frente a la deuda, se mejorará la eficiencia del gasto actual y se trazará un rumbo hacia un incremento inclusivo".

El Relator comenta que hay gente que se siente abandonada y con razón. La recuperación económica ha beneficiado mayoritariamente las grandes empresas y las personas más adineradas, mientras que muchos de los servicios públicos y las protecciones que fueron objeto de graves recortes después de 2008 no se han restablecido. Los índices de desigualdades se han disparado desde el año 2010.

En opinión del Relator, los poderes públicos han fallado mayoritariamente a las personas que viven en la pobreza. Haciendo alusión al informe Economic surveys: Spain de noviembre de 2018 de la OCDE, afirma que el sistema de protección social está roto y debería contribuir de manera importante a reducir la pobreza, pero resulta extraordinariamente ineficaz ya que las familias ricas se benefician más de las transferencias monetarias que las pobres. La capacidad de las transferencias monetarias existentes para reducir la pobreza se sitúa entre las más bajas de la UE. Además, destaca la excesiva burocratización del sistema de atención social.

Los ingresos tributarios actuales no son suficientes para hacer efectivos los derechos sociales y conseguir un presupuesto equilibrado. El sistema no es suficientemente progresivo y el fraude fiscal y la elusión de impuestos podrían estar costando al país miles de millones cada año. En España, en porcentaje del PIB, la parte correspondiente a los impuestos representa un 35,4%, mientras que en la zona euro representa un 41,7%, según datos del 2018. En Relator, además de no recaudar los ingresos necesarios, el sistema tributario no es suficientemente progresivo y casi no permite aprovechar la capacidad de los impuestos para afrontar la desigualdad. Aumentar la progresividad de estos impuestos e incrementar los ingresos tributarios nos ajustaría a la norma de la UE. Además, es necesaria una mayor transparencia informativa sobre la recaudación de los diferentes impuestos, directos e indirectos, y de las aportaciones de los diferentes sujetos pasivos.

La ciudadanía debemos tomar conciencia de la situación y de por qué pasan las cosas. Recomiendo a todos la lectura del informe, que no es complicada, para hacernos una composición del fenómeno de la pobreza, de su trascendencia, de las causas de su cronicidad y por creer que es posible afrontarla de manera efectiva.

No podemos conformarnos con la idea de que no hay nada que hacer. Debemos exigir un liderazgo político más transparente y que vaya al fondo de las cuestiones más trascendentes pero, como indica el informe, también es necesaria nuestra implicación como ciudadanos, contribuyentes y actores políticos.

 

Rafael Allepuz Capdevilla
Miembro de Justícia i Pau Lleida