NOTICIAS

Impresiones sobre la proyección de LA CARTA

El pasado 30 de marzo se coorganizó con la Dirección General de Asuntos Religiosos la proyección de la película 'La carta: un mensaje para nuestra tierra' inspirada en la encíclica Laudato Si' subtitulada en catalán. Una iniciativa de la Dirección General de Asuntos Religiosos para acercar la película en versión original al público de habla catalana.  

A continuación, compartimos algunas de las impresiones de las personas que estuvieron allí. 

 

Montserrat Puigdellívol 

"La película La carta tiene un formato documental y está inspirada en la encíclica Laudato Si del Papa Francisco. En una visita a la ONU en 2015, el Papa Francisco denunció la crisis ecológica y la destrucción de la biodiversidad que amenaza la vida del planeta y la existencia de la especie humana. La casa común de todos debe construirse sobre una recta comprensión de la fraternidad universal y el respeto del carácter sagrado de toda vida humana. 

Esta encíclica no se dirige sólo a los católicos, sino a toda la humanidad. No entiende de lugares ni de creencias, sino que es para todos y cada uno de nosotros. El encuentro interreligioso de Asís (1986) promovió un trabajo transversal en defensa de la Tierra y de los más pobres.  

A través de la visión de un líder indígena del Amazonas, un refugiado climático de Senegal, una joven activista de la India y una pareja de científicos de Hawai, experimentamos el impacto de la pobreza y los desplazamientos globales, la migración energética, los problemas de la deforestación y la explotación agrícola, el impacto de las inundaciones y las riadas, y la destrucción de los ecosistemas. El documental es una defensa de la ecología integral, humana y climática. Muestra la importancia de unificar el diálogo de las periferias (lugar/religión/ciencia): 

  • el lugar, porque cualquier acción puede repercutir en otra parte del mundo; 
  • las religiones, porque las comunidades espirituales y de fe son conscientes de la crisis medioambiental 
  • las ciencias, porque Laudato Si muestra una teología que dialoga con el conocimiento científico. 

De esta mirada unificada, recibimos un sentido de esperanza desde el que nos sentimos llamados e interpelados. Una esperanza que nos hace ver que el futuro debemos construirlo entre todos, sin exclusiones. Si mañana recibiera una carta en la que me preguntaran: ¿Cómo cuidarás de nuestra casa? ¿Qué contribución harías a la casa comunal? ¿Qué podríamos hacer juntos? Cómo respondas, eso marca la diferencia y ese es nuestro reto". 

 

Eulàlia Ventura, maestra, pedagoga - Vallès Occidental 

"Estamos en un momento de cambio absoluto. Nadie sabe qué forma tomará lo nuevo. Es necesario tener una confianza sencilla. Tenemos que convertirnos en poetas sociales, es decir, saber poner esperanza donde hay destrucción. Debemos aprender a mirar las estrellas con los ojos bien abiertos, como San Francisco. Hace unos días leímos el Evangelio del anuncio... no sabemos cómo será posible, cómo será posible esta novedad, pero nos atrevemos a decir SÍ. 

Viendo esta película me doy cuenta de que somos un único sistema: la naturaleza que muere y se renueva, la que está bajo el agua, las diferentes creencias, agnósticos, musulmanes, hindúes, cristianos... esta es la nueva iglesia. Necesitamos construir redes de conocimiento compartido, forjar vínculos entre muchos movimientos porque el futuro es de todos, es de los que trabajan juntos. Laudato Si nos invita a detectar el abanico de preguntas, no sólo una pregunta".   

 

Josep Maria Fisa 

"La carta está escrita desde el corazón, desde el corazón de Francisco. Es una carta que explica por qué hizo Laudato Si. Francisco convocó en Roma una petición de representación de los pobres de la Casa comuna porque pudieron sentirse unidos y, tras el encuentro, se les llamó a seguir con más fuerza, aún más, cuidando del medio ambiente, de los demás, de nosotros mismos.  

Es un documental para ver en grupo y dejarse interpelar. Gusta. Emociona. Nos dice todo lo que sabemos pero que aún no nos ha movilizado y cuesta escuchar: el grito de la Tierra, el grito de los pobres. ¡Alabado sea!"