Justícia i Pau
NOTICIAS

La economía tiene que cambiar de paradigma

El actual modelo de desarrollo económico, con sus efectos generadores de desigualdad, exclusión y destrucción ambiental, necesita un cambio en profundidad. Un cambio de paradigma. De una economía centrada fundamentalmente a generar crecimiento material a otra que mire realmente al bien común de las personas y garantice las necesidades de todos los habitantes del planeta.

Estas fueron algunas de las principales ideas expresadas en el webinar celebrado el pasado 19 de octubre, que convocaron conjuntamente Justícia i Pau, Economy of Francesco, Fundació Joan Maragall, Cristianisme i Justícia, Fundació Centessimus Annus.

Este webinar se hizo en el marco de los encuentros preparatorios del evento convocado por el Papa Francisco bajo el nombre de "Economía de Francisco" para los próximos días 19-21 de noviembre. Se trata de una iniciativa del Papa para impulsar un proceso de cambio en la actual economía, a partir del protagonismo de los jóvenes y todas aquellas personas comprometidas con una economía que "no excluye ni mata", sino que busca garantizar la dignidad humana y el bien común.

Durante el debate, moderado por Bernat Sellarés (del comité organizador de Economy of Francesco), los participantes coincidieron en la necesidad de un cambio a todos los niveles: en las políticas económicas y fiscales, en el consumo, en las finanzas, en la fiscalidad, en el consumo y, en el comportamiento de todos los actores económicos, a fin de construir un nuevo modelo basado en el principio de fraternidad, tal como propone la ética cristiana y subrayó últimamente el Francisco en su carta Fratelli Tutti.

El profesor Enrique Lluch, profesor en la Universidad Cardenal Herrera-CEU, subrayó la necesidad de retomar el control de la economía y reorientarla desde la obsesión por el crecimiento hacia el objetivo de garantizar una vida en condiciones dignas para a todos los habitantes de la tierra y en equilibrio con la naturaleza. Por su parte, Adela Sunyer, de la Associació Catalana per al Foment de l'Economia del Bé Comú, insistió en la necesidad de cambios profundos y explicó un modelo de funcionamiento de las empresas dirigido a optimizar no la ganancia sino el bien común de la comunidad donde opera , basado en el concepto de "balance social". Por su parte, el catedrático de la UPF Guillem López Casasnovas, incidió en la necesidad de encontrar políticas viables y realistas que hagan posible el cambio que necesita la economía, en ámbitos como la mejora de la productividad, las políticas públicas de protección social centradas en los que más lo necesitan, el énfasis en las políticas activas de empleo o una fiscalidad que reequilibrio del esfuerzo fiscal.

En el debate participaron alumnos del Grado de Filosofía, Política y Economía de la UPF, que lanzaron diferentes preguntas a los ponentes, poniendo sobre la mesa la preocupación de los jóvenes por la hipoteca que el actual modelo económico conllevará para las generaciones futuras en términos de destrucción ambiental y desigualdad.

Con todo, las intervenciones quisieron subrayar que los momentos que vivimos, a pesar de las nuevas dificultades que surgen, abren nuevas oportunidades para el cambio. Esto debería llevar una gran esperanza, que es la virtud que puede generar la confianza necesaria para avanzar por caminos de transformación económica y social.