Marta Matarín
ESTADOS DE OPINIÓN

Reflexiones sobre la naturaleza del ser humano, contemplando la Naturaleza

Es de color verde intenso, con una línea de color amarillo, una forma perfecta, como si la naturaleza supiera cómo había de crecer este brote de rosal. Por un lado parece tímido, como si no se atreviera a querer destacar demasiado. Pero poco a poco... se asomó. El 5 de junio se celebra el día mundial del medio ambiente. Tiempo para recordar la importancia del planeta que nos acoge, que nos nutre, que nos hace "aterrizar" y contemplar la belleza más allá de los conflictos innecesarios que tapan las portadas de los periódicos de otras noticias que no parecen relevantes. Porque la importancia la tiene lo que tiene que ver con el dinero. Y lo que es de vital importancia, con suerte, tendrá sólo unas líneas que intentan decir que aparte de lo ruidoso... hay lo que es silencioso, sin ruido, pero está... ¡y menos mal!

Es fácil dejarse llevar por las noticias de los hechos que nos rodean. Los que nos quedan más cercanos, y los más lejanos. Muestras de violencia, de inquietud, de prisa. Y por otra parte... la primavera no se olvida de mostrarnos maravillas: semillas que brotan, flores que muestran su belleza, esquejes que crecen con fuerza. ¿Quizá deberíamos aprender de la naturaleza? Ella no se olvida de lo esencial (e invisible a los ojos...), de esas muestras de amor por la vida. ¿Y yo?, ¿y tú? la reflexión me lleva hacia adentro. Es cuando me atrevo a ir que surge con facilidad la reflexión que comparto contigo:

Paciencia vs Determinación: ¿te has preguntado hasta cuándo debes tener paciencia? Quizás estás esperando una llamada importante, o quizás estás pendiente de una cita médica y parece que no llegue nunca el día. ¿Hasta cuándo dejar que las cosas pasen y a partir de cuándo tomar la iniciativa? Seguro que lo has pensado más de una vez. También otros casos en los que pensando que ponías en práctica la virtud de la paciencia… has desarrollado la pereza. ¿Lo has vivido? Y momentos en los que queriendo hacer algo has acabado obsesionado en que todo debía ser como tú te lo habías imaginado, en vez de, también, dejar que las cosas pasen...

Ternura vs Dureza: ¿Te has preguntado alguna vez si queriendo ser suave y crear relaciones armoniosas, estás resultando ser empalagoso con los demás? ¿Hasta cuándo ser cercano y hasta cuándo ofrecer libertad? ¿Qué hace que ciertas actitudes algunos las perciban como dureza mientras que estás intentando ser inclusivo y lleno de cariño?

Pasividad vs Pacífico: Cuando te has tomado unos momentos para reponerte, para disfrutar del no hacer sino de ser, disfrutando de la calidad inherente del ser humano de ser pacífico, ¿alguien te ha dicho que eres pasivo? Ser ágil, productivo, resolutivo, y también tener la libertad de ser reflexivo, de tomar distancia no por no hacer, sino por saber enfocar mejor el timón después.

Introversión vs Extroversión: ver con el ojo del alma y dedicar tiempo a la oración, la meditación; y al mismo tiempo disfrutar del ocio, de la relación con los demás. Mirar adentro para mirar hacia fuera.

Y pues... mirando un rosal descubro que, en estos aspectos, no todo debe estar en equilibrio sino tener la sabiduría para saber qué es necesario en cada momento. Por eso... paro y escucho el silencio.

 

Marta Matarín
Miembro de Xarxa Interreligiosa per la Pau en representación de la Asociación Brahma Kumaris