Joan Maria Raduà Hostench
ESTADOS DE OPINIÓN

Día Internacional de la Fraternidad Humana

Este 4 de febrero se celebra por primera vez el Día Internacional de la Fraternidad Humana. El pasado 15 de diciembre de 2020 la Asamblea General de las Naciones Unidas dispuso que cada 4 de febrero se celebre en todo el mundo el Día de la Fraternidad Humana.

En el acuerdo de la Asamblea General se destaca la importancia de la libertad de pensamiento, de consciencia y de religión como un instrumento para alcanzar la paz. Se dice que la tolerancia y el respeto mutuo, así como la diversidad de religiones y de creencias, promueven la fraternidad humana.

También en esta proclamación las Naciones Unidas nos recuerdan que la fraternidad humana se está poniendo a prueba en un momento tan especial y dramático como el presente, en el que la humanidad se ve toda ella sacudida por el COVID-19. Por este motivo la Asamblea General recuerda que para superar la pandemia se precisa una respuesta mundial basada en la unidad, la solidaridad y la cooperación multilateral renovada.

Frente a la crisis del coronavirus se hace más necesaria la ayuda mutua. La enfermedad no conoce de razas, culturas ni creencias. Nos afecta a todas y a todos por igual y nos exige un esfuerzo común para superarla. En este trabajo conjunto juegan un papel muy importante el diálogo, la tolerancia y la solidaridad entre las personas y todos los pueblos.

El papel de las distintas religiones resulta fundamental en esta labor para superar solidariamente esta pandemia. Buena muestra de ello la tenemos en el hecho que la misma Asamblea General escogió el día 4 de febrero como Día de la Fraternidad en recuerdo de que el 4 de febrero del año 2019 el Papa Francisco y el Imán de Al-Azhar firmaron en Abu Dabi el documento titulado “La dignidad humana por la paz y la convivencia común”.

En este documento el Papa y el Imán recuerdan que Dios nos ha creado a todos los seres humanos iguales en los derechos, en los deberes y en la dignidad y nos ha llamado a convivir como hermanos para poblar la tierra y difundir los valores del bien, la caridad y la paz.

La reciente encíclica del Papa Francisco está inspirada, entre otros, en este documento firmado en Abu Dabi y a lo largo de la carta papal se transcriben y citan fragmentos de este documento interreligioso. Tal como se afirma en el prefacio de este documento “la fe lleva al creyente a ver en el otro a un hermano que debe sostener y amar (...) el creyente está llamado a expresar esta fraternidad humana, protegiendo la creación y todo el universo y ayudando a todas las personas, especialmente las más necesitadas y pobres”.

Celebremos el Día Internacional de la Fraternidad Humana. Hagámosla posible cada día con nuestras actitudes. Lo podemos hacer diariamente en casa, con los que nos rodean, en el trabajo, en la escuela, en la acogida al necesitado y al desvalido, ... como dice el Santo Padre en su encíclica, la artesanía de la paz y de la fraternidad nos involucra a todos. ¡Vivamos la Fraternidad cada día!

 

Joan Maria Raduà Hostench

Miembro de Justícia i Pau Barcelona